Los Besos En El Pan.

Tengo que reconocer que de Almudena Grandes no había oído ni tan siquiera hablar.
No sé ni qué edad tiene, ni cómo es físicamente, ni conozco sus ideologías o su manera de pensar o de responder algunas preguntas. (Y lo digo en presente, porque he decidido que hasta que no escriba este post con mis impresiones, no iré a buscar más datos sobre ella)
Este hecho para mi (como para cualquier lector)  lo que consigue es que lea el libro con ojos nuevos, limpios, sin prejuicios, tan solo dejándome llevar si la lectura me atrapa, como ha sido el caso.

Con este libro, sientes cómo Almudena Grandes observa por la mirilla de muchas puertas y presta atención a las personas que hay detrás de cada una. Es como si pudiera leer sus pensamientos, arañar sus problemas, ahondar en sus inquietudes, miedos, anhelos....Y así, de una manera grácil y sutil, nos desgrana cada una de estas realidades.
Su trama es como una telaraña muy grande donde las vidas de sus personajes interactúan, se conocen e hilvanan las historias.
O como una pieza grande en medio de un salón vacío. Está vacío porque tanto los escenarios como los protagonistas están todos dentro de esa pieza. La autora pellizca con total intencionalidad la misma, tomando muestras variadas de aquí y de allá, muy ricas en contenido y engranaje, para luego hacer una especie de biopsia con ellas.

Todo sucede en un barrio de Madrid, pero como bien dice ella al comienzo del libro "puede ser un barrio de cualquier otro lugar".
Y es verdad. Además, opino que este libro debería ser leído por muchas personas de mi generación, que escucharon cómo sus padres o abuelos- que realmente pasaron penurias y necesidades- cuando se les caía un trozo de pan al suelo decían aquello de "dale un beso y vuelve a ponerlo en la mesa".
(De ahí el título del libro).

Es cierto que la novela está llena de problemas, situaciones reales en una España que sufre los coletazos de la "crisis"que fue y que sigue siendo. No hay ni una sola historia de esta telaraña que sea alegre y feliz.
Pero también hay gente que sabe escuchar, observar, ayudar, sacrificarse, entender, actuar, no dejar de soñar, algunos se rindieron, otros pelearon, algunos lograron sus sueños,otros aún luchan porque se les acepte..... en definitiva, gente dispuesta a tender una mano.
Por todo ello,  también me sorprendí sonriendo en muchos momentos de la lectura. Porque no deja de ser un libro dulce, humano, inteligente, tierno, y muy real.
Convence.
Y emociona.

Comentarios

  1. El libro se lo han dejado a mi mujer y se lo está leyendo, pensaba echarle una ojeada cuando lo termine, pero ahora ya me ha picado la curiosidad por partida doble.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jubi!
      Pues como ves, yo recomiendo la lectura.
      Seguro que te gustará. Me decanto más por eso, que por lo contrario.
      Así que ya sabes.....debieras echarle más que una hojeada ;-)

      Besos.

      Eliminar
  2. Con semejante sinopsis, dan ganas de leerlo. En la biblioetca tenemos varios título de la autora, pero aún no leído ninguno y este que resaltas no está entre las estanterías, lo apunto para una próxima compra de libros :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nélida!
      Justo cuando recién termino un libro, para mi es el momento ideal de plasmar en papel lo que me ha hecho sentir y lo que me parece su lectura. Es cuando más "embriaga" estás con la aventura que supone leer un libro. Las emociones (para bien, o para mal) están en su punto más alto.
      Sí, me gustó muchísimo.
      Así que trabajas en una biblioteca. ¿Te he dicho que me das envidia? No, no te lo había dicho porque no lo sabía. Pero sana ¿eh? :-) Tienes un trabajo estupendo, yo sé de alguien que sería muy feliz trabajando en una biblioteca (YO).

      Un beso.

      Eliminar

  3. Me ha gustado tu actitud, leer el libro sin saber nada de la autora. Es garantía de que tus opiniones serán independientes, y eso es fabuloso.

    Saludos

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola ñoño le bolo!
      Gracias por tus palabras.
      La verdad que lo recomiendo mucho eso de leer un libro sin saber nada del autor, porque es cierto que siempre -en mayor o menor medida- lo contrario nos puede "influir".
      Ya pierde ese aspecto tan genuino nuestro, tan auténtico.
      Es garantía de que si llegas al final implica que te ha gustado mucho, y si abandonas su lectura es que no te ha enganchado.

      Gracias de nuevo. Y por venir también.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Suerte que tienes, porque yo sí que estoy influenciado, y no del todo bien, precisamente. He leído dos libros suyos, el primero hace ya mucho años, Malena... que me gustó bastante; luego otro que me gustó menos. Creo que es un tipo de literatura que os gusta más a las mujeres, generalizando, claro está.Yo me pierdo con tanta trama y prefiero que la acción avance más rápido.

    ResponderEliminar
  5. Suerte que tienes, porque yo sí que estoy influenciado, y no del todo bien, precisamente. He leído dos libros suyos, el primero hace ya mucho años, Malena... que me gustó bastante; luego otro que me gustó menos. Creo que es un tipo de literatura que os gusta más a las mujeres, generalizando, claro está.Yo me pierdo con tanta trama y prefiero que la acción avance más rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tawaki.
      He visto la bibliografía de Almudena Grandes y no me llama la atención ningún otro libro suyo.
      El libro en historias y personajes es denso, si no te engancha desde el principio, opino que es muy fácil perderse y no saber quién es quién a medida que la telaraña juega a unir a los personajes de una manera u otra.
      En principio, este libro a mi no me parece para un público femenino, sino neutro. Lo cierto es que emociona mucho y te toca la fibra sensible, se lleva su tiempo.
      Pero cierto que para los amantes de las tramas más ligeras y acciones rápidas, igual otro libro estaría mejor :-))
      Gracias por venir y opinar.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

Las señoritas de escasos medios.