Mandalas

Hace tiempo que escuché hablar sobre libros para colorear, creados para adultos.
Y hace unos días he comenzado uno de ellos, se titula El Océano Perdido".
Es curioso las ideas preconcebidas que tenía y que ahora veo eran irreales, no es un libro de niños cuando dicen que es para un público adulto, llevan razón no es postureo. Y no es que no vea a un niño pintando esto, claro que sí. Lo que no veo es que un niño consiga sentir lo que un adulto al hacerlo. Me explico mejor:
 Cuando vi la primera mándala pensé "esto más que desestresarme lo que hará es volverme loca pensando en todo lo que me queda por terminar". Grosso error, me equivoqué por completo. Cuando pintas la mandala, disfrutas del trazo y no piensas en el resto. Es verdad, en serio.


Curiosamente hoy he tropezado con un artículo que me ha arrancado más de una sonrisa, pues aunque  en mi caso aún es pronto para sacar conclusiones por los pocos días que llevo con esto, sí es cierto que YA me sentí identificada en algunas de las conclusiones que allí resumen. Las llaman "cosas increíbles que suceden cuando un adulto empieza a colorear" y son éstas:

a._ Despejar la mente de preocupaciones.

b._ Relajarse.

c._ Revive la creatividad activando la imaginación y aflorando nuevas ideas.

d._ Mejora la capacidad de concentración al ser una actividad motriz que requiere concentración y atención al detalle.

e._ Es una herramienta para meditar (como el mindfulness). Nuestra atención se centra en la elección de colores y los trazos, disfrutando del momento.

f._ Mejora la motricidad fina: Trabajas conjuntamente la mente y los músculos de los dedos, brazos y hombros. (Es una terapia efectiva para pacientes con lesiones en las manos).

g._ Reduce el estrés y la ansiedad, pues canaliza las emociones y relaja nuestra mente.

h._ Serás más positivo: Los colores vivos activan regiones cerebrales que nos hacen sentir bien y nos ayudan a ser más positivos.

i._Te sentirás orgulloso de ti mismo: Te sorprenderás a ti mismo guardando tus mejores mandalas o incluso enmarcándolas.

Comentarios

  1. En tiempos seguramente si que hubiera sido capaz de colorear "El Océano Perdido", pero en la actualidad ya no tengo, ni la paciencia, ni la habilidad suficiente para hacerlo.
    Lo que tengo enmarcado es casi una docena de puzzles alguno bastante grande.
    Cuando mis hijos eran pequeños yo personalmente les creaba los puzzles, una lámina llamativa que me gustara de un par de palmos de algún calendario, la pegaba en contrachapado de madera, luego la plastificaba con pegamento de dos componentes y por último iba recortando con una sierra de calar o sierra de marquetería las piezas, yo disfrutaba y ellos se lo pasaban bien y el puzzle duraba mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mia! ¿Y dices que no tienes paciencia? Será que la gastaste toda haciendo esos puzzles :-)
      Seguro que son preciosos, y con el valor añadido de que los hiciste tú para tus hijos, valor sentimental.
      Me encanta todo lo artesano, siento predilección por ello.
      Gracias por venir.

      Un beso, Jubi.

      Eliminar
  2. Ganas me dan de empezar a colorear ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponte, ponte, luego me cuentas qué te pareció.
      Tú empieza y comprueba qué letra de las aquí enumeradas se va cumpliendo :-)
      Un beso, Tawaki.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.