Andrzej Wróblewski

Creo que es un ejercicio más que recomendable visitar una exposición de cuadros, del que no conoces nada del autor. Es una manera de admirar una obra y hacerla tuya, sin "contaminaciones" externas, sin encontrarle sentido real sino el subjetivo tuyo propio. Y que te transmita unas emociones que no estén condicionadas a una época, a unos hechos o unos acontecimientos, a una intencionalidad.

El otro día lo puse en práctica. Tuve la oportunidad de visitar una bonita exposición de cuadros, en Madrid. A la entrada de la sala habían folletos que indicaban el nombre del artista -Andrzej Wróblewski - que yo reconozco no sabía absolutamente nada del mismo.
En un primer recorrido a la exposición me sorprendió la versatilidad entre el estilo abstracto de algunas de sus obras y el arte figurativo de otras. Era un contraste importante, pero más bien lo veía más como algo que se complementaba que como algo discordante.
Me gustaron los estallidos de color en la parte abstracta (aunque no soy nada de arte abstracto, me gusta bien poco o nada) y también la sobriedad de otras obras suyas más monocromáticas.
Y me resultó sumamente curioso y original que muchas de sus obras tuvieran dos caras, pintaba las dos partes del lienzo.
De entre todos los cuadros expuestos, el más que me gustó fue éste. Además de parecerme muy bonito, me transmitía una enorme ternura que me dejó anclada un rato delante de la obra y tomé la foto (estaba permitido). Había algo misterioso en esa mujer y la ternura que en su conjunto transmitía el cuadro.
Y me llamó mucho la atención este otro. Me resultó curioso e interesante, no solo porque estuviera pintado en el reverso del lienzo sino porque lo estaba boca abajo. Y los tonos, también me invitaban a imaginar algo, a buscarle un sentido y una historia.
Pronto quise saber más sobre el autor.
Me preguntaba quién estaría detrás de estos cuadros.
Y resultó ser un gran artista polaco fallecido en 1.957 , vivió el horror de la invasión nazi a Polonia y los campos de exterminación.  Era muy joven, falleció con 29 años.
Descubrí que para el autor, el color azul simbolizaba la muerte y por eso la intensidad del sufrimiento la expresaba bajo una paleta azul que se va oscureciendo. En la muerte veía algo abstracto en la medida que lo comparaba con la deshumanización que los nazis hicieron a los judíos, cuando entre otras cosas, sustituían los nombres de los fallecidos por números.
De ahí que la mayoría de sus obras tuvieran dos caras en el mismo lienzo, era su manera de ver el horror del holocausto: por un lado la parte abstracta, y por el otro, la realista.

Cuando miras de nuevo sus cuadros sabiendo todo esto, la interpretación que le das es bien distinta.
No cabe duda de que se ve enriquecida, y mucho. Y eso siempre es de agradecer.
Pero lo dicho, es muy recomendable hacer el ejercicio de verlo a priori si saber nada sobre el autor ni las obras. Además de disfrutarlas, haces tuya cada obra dándole tus propias sensaciones y emociones, y así luego también puedes comparar el "antes" y el "después".
En mi segundo recorrido,  hubieron dos cuadros que me impactaron por encima del resto. En uno se deja entrever una ejecución nazi a un polaco judío. Y en la otra, una madre con su hijo muerto.

Comentarios

  1. Intentaré pasarme por el Reina Sofía esta Navidad. A ver si tengo tiempo, porque hago mucho planes, pero luego no tengo tiempo.

    Me gustan sus cuadros, me interesa su complicada vida y estoy de acuerdo contigo sobre la conveniencia de visitar así una exposición. Yo lo hago también con algunas películas o libros, de los que procuro saber lo mínimo posible. Así la sorpresa es mayor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que merece la pena, entre todos los planes, visitar esta exposición como cualquier otra 👍

      A mi también me gustaron mucho los cuadros de este artista, Tawaki. Disfruto mucho de estas cosas. Y como tú, coincido en eso de dejarme sorprender con un libro o una peli, sin saber qué opina el resto, que luego algo te influye siempre.
      Convicción. Ideas fijas :-)

      Un beso.

      Eliminar
    2. Tendré que dejarme de pulgares. Jeje.
      Aclaro que esos rombos que ahora se ven en el comentario, era un pulgar hacia arriba.
      :-)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras