Evaporarse.

"Y entonces se dio cuenta que su cuerpo era demasiado frágil para soportar el peso que llevaba. Si las lágrimas podían escapar, ella también lo haría. Quiso volar con ellas. Evaporarse. Llegar a algún lugar muy lejano....Cerró los ojos, sintió el viento en la cara, dejó caer unas últimas lágrimas, puso los pies de puntillas, respiró hondo y....
- Deja que se vayan, Lucía- dijo la abuela desde algún lugar-
- ¿Quiénes?
- ¡Las lágrimas! A veces parece que son tantas que sientes que te vas a ahogar con ellas, pero no es así.
- ¿Crees que un día dejarán de salir?
- ¡Claro!- respondió la abuela con una sonrisa dulce-. Las lágrimas no se quedan demasiado tiempo, cumplen su trabajo y luego siguen su camino.
- ¿Y qué trabajo cumplen?
- ¡Son agua, Lucía! Limpian, aclaran....Como la lluvia. Todo se ve distinto después de la lluvia."
(Texto tomado del libro "La lluvia sabe por qué" 
de María Fernanda Heredia.)

Hay lágrimas necesarias, lágrimas de limpieza, en eso opino igual que Fernanda Heredia.
Y que existe esa grata sensación, una vez que éstas han cumplido su función, de evaporarte al mismo tiempo que te llenas de alegría.
Como cuando todo lo malo y negativo, se diluye.

Comentarios

  1. Un hermoso texto con el que estoy absolutamente de acuerdo.
    Con tus palabras también. Es infinita la Paz que se siente cuando las lágrimas han cumplido su papel y la alegría y la serenidad vuelven otra vez a tu vida...

    Me lo voy a llevar, Neli para compartirlo y me apunto el libro...

    Millones de besos, mi querida amiga. TQ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Lucía, una paz infinita, como esa alegría y serenidad que cuentas.
      Calma y paz. Sosiego.

      Por supuesto que te lo puedes llevar, querida amiga. Y compartirlo y hacerlo tuyo.

      Millones de besos para ti también, y un TQ igual de grande :-)

      Eliminar
  2. Un texto muy bello y muy acertado. Las lágrimas aligeran nuestra carga como un lastre que dejamos caer. Deben pesar mucho más de lo que aparentan.

    ResponderEliminar
  3. Un texto muy bello y muy acertado. Las lágrimas aligeran nuestra carga como un lastre que dejamos caer. Deben pesar mucho más de lo que aparentan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un texto muy bonito y muy visual. Además de fácil interiorización, verdad?
      No las mediría yo por su peso sino su importancia. Tan alta como para aliviar nos esos pesados lastres de problemas, tristezas, etc.

      Un beso, Tawaki.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras