A la fresquita.

A la fresquita, así decidí que iba a ser aquella tarde mi caminata a orillas del mar.
19:45 fue la hora elegida para comenzarla y el sol aún calentaba el paseo.
Con la predisposición de descalzar mis pies y desnudar mi alma, dejándome llevar. Porque cada vez que paseo a su vera, siempre consigue sorprenderme.
La arena estaba húmeda, firme pero cediendo.

El mar se mimetizaba con los pocos niños que aún jugaban cerca suya.
Por eso las olas murmuraban, en su ir y venir,  risas y complicidad. Como cortinas de emociones .
Frescura.
Despreocupación.
Sencillez.
Ausencia de problemas.
Me trae muchos recuerdos, que aunque lejanos, los siento presentes.


Pronto se quedó desierta y sus aguas templadas.
El mar pareciera querer dormitar tras un día de mucha intensidad. De darlo todo a cada segundo, de sentirse más pletórico que de costumbre.
Suave.
Despacio.
Ven.
Voy.
Su relajante sonido mezclado con ese suave e inconfundible olor a mar.
A vida.
Sonidos y olores que me transportan y llenan de energía.
Paz.
Hogar.
Luz.
Eje.
Anclaje perfecto.


Y así, a la fresquita, llegó la hora azul.
Uno de los momentos más especiales del día, dulces tonos que se mezclan con la brisa marina.
El cielo hace de espejo y el sol también quiere dormitar. Las nubes se cortan y unen, en una especie de juego.
Transparente.
Profundo.
Respiro hondo y miro al frente.
Mis pies se anclan en la arena, y así se van hundiendo a la fresquita.
Siento cómo la humedad del mar me hace cosquillas.
Pequeñas olas que arrullan en la orilla.
Acompañan.
Espuma.
Suave.
Calma.
Tranquilidad.
Sosiego.
Nuevamente Paz.
Esos instantes de magia me los quedo para mi, para atesorarlos en momentos en que los necesite.
Y ¡cómo no!! para airearlos en cada uno de mis sueños.

Comentarios

  1. Una fotos preciosas que en condiciones normales me darían mucha envidia, pero espero, en un par de días, pasear por una playa y tomar el sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tawaki.
      Las tomé con el móvil, aún tengo pendiente una entrada de ese lugar con una buena cámara a ver qué fotos salen.

      En un par de días??? Eso es en nada!!!! :-)
      Aprovéchalo y disfrútalo mucho. Estoy convencida de que o harás.
      Pásalo bien.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Maravilloso pasear un atardecer de verano junto al mar (solitario)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es precioso y especial.
      Todos deberían tener momentos así de cercanos con el mar, porque es un lujo y porque es una de esas ocasiones en que las palabras se quedan cortas respecto a las emociones encontradas.

      Gracias por pasar. Un saludo!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.