Confidencias

Oír tu risa y apretujarte contra mi, es justo lo que necesito a veces.
Tu pequeña cara llena de pecas y esa dulzura que nace en ti.
Eres bondad y tu alma de una sensibilidad extrema.
Creo que sabes cuándo necesito uno de tus abrazos
y aunque te quedas pegada a mi con ese gesto infinito
aprovechando para que te acaricie la espalda 
con suaves palmaditas y pequeños besos, sé que
eres consciente, de que en ese momento
sanas mis heridas con solo tenerte así de cerca.

P.D: Para que el post estuviera completo tal y como a mi me gusta, debería acompañarla de una foto mía con mi sobrina, que además tengo muchas preciosas hechas por un gran fotógrafo aficionado (que ya este blog conoce; Jose Mª) pero se trata de una niña de 7 años y no quiero ponerla en ningún sitio público de internet.

Comentarios

  1. Qué confidencia más bonita, mi querida Neli. Has desnudado tus sentimientos ante todos nosotros y sólo tengo una palabra para decirte...Gracias!

    Son muy hermosas tus palabras y en cada una de ellas late un corazón ¡ tan bonito!

    Besos sin distancia, amiga mía.

    PD:Me parece muy bien que no expongas la fotografía de tu sobrina en internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lucía!
      Qué maravilloso es comprobar lo que sienten otras personas al leerme. Las "Gracias" tengo que dártelas yo a ti.

      Besos cálidos desde esta parte del mundo :-)
      Y abrazos apretados y reconfortantes!!!!

      Eliminar
  2. Haces bien en salvaguardar su identidad. En cuanto a los abrazos deberían recetarlos por docenas. Mejor nos iría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, Tawaki, totalmente de acuerdo.
      Muchos abrazos son de cortesía, de costumbres o inercia,.............otros de apoyo, de comprensión...........y muchos de ellos, sencillamente, sanadores!!!!!!!

      Suerte la nuestra de tenerlos y disfrutarlos!!
      Ahora toca, compartir :-)

      Gracias y un abrazo para ti.

      Eliminar
  3. Precioso tu relato, y dices muy bien, te recomiendo encarecidamente no publiques fotos, ni direcciones, ni nada que pueda referenciar a tu sobrina de ninguna manera.
    Esto me ha recordado un artículo que publiqué hace tiempo, cuando puedas lo lees, incluso los comentarios.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Emilio. Me alegro que te haya gustado mi "confidencia".

      Leí tu artículo, muy bueno y sobre todo aleccionador. Internet tiene muchas cosas buenas, pero hay que tener la mente fría para saber de los peligros que esconde sobre todo para los menores y las señas que comparten.

      Un abrazo para ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.