Momentos

Famosa y conocida fotografía ¿verdad?
Yo la tengo en la retina desde hace muchos años, desde esa primera vez que la vi y me encantó. Maravilloso el momento captado, toda la alegría y sensaciones que transmite.

La niña- se llama Marcelle- tenía 6 años cuando su padre, el fotógrafo Wilfred Van Zyl le tomó esta foto.
Se colocó en el pecho la cámara y utilizó un disparador automático para captar la feliz sonrisa de su hija mientras la hace girar en el aire.
En los ojos de la pequeña puede verse el reflejo del padre.


"Recuerda lo poderosa que puede ser una fotografía. 
Más poderosa que ninguna bomba. Tan poderosa como el amor.
(kim Phuc)

Comentarios

  1. De verdad que estaba empezando a leer la noticia y me preguntaba como habría dispàrado la cámara. Preciosa la foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, con un truco muy ingenioso. jeje. El disparador colgado al cuello.
      Me alegra que te guste la foto. Son de esas que se te quedan grabadas y te transmiten mucha alegría.

      Un beso, Marcos.

      Eliminar
  2. ¿y la sonrisa, lo poderosa que puede ser una sonrisa? poderosísima! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Raúl, muy poderosa son las sonrisas.
      Yo incluso diría, que son curativas.
      Hay sonrisas que sanan heridas, sin duda.

      Un beso, amigo. Y sonrisas :-)

      Eliminar
  3. Conocía la foto, pero no sabía ni quien, ni como se había hecho.
    Gracias por compartirla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Una foto inmensa que transmite muchas cosas. El único defecto es que no se me ocurrió hacerla a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, podremos imitarla, pero no será "la auténtica" :-)
      Me alegra que te guste y coincido contigo, es inmensa como todo lo que transmite.

      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras