A veces


No son ciegos los ojos, sino los corazones 

Comentarios

  1. Sí, bueno, no todos.

    Muy bella entrada, abrazos.

    ResponderEliminar
  2. y no hay más ciego que el que no quiere ver, no?

    ResponderEliminar
  3. Así es, Amapola, por fortuna no le sucede a todos.
    Gracias por pasar.
    Un saludo.
    Neli.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego, Raúl.
    Hay muchos que "no quieren ver" esa es la mayor ceguera.

    Besos.
    Neli.

    ResponderEliminar
  5. ...y es la peor de las cegueras...

    Muchos besos, Neli!!

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo.
    No hay más ciego que el que no quiere ver.
    Nada que hacer....

    Besos grandes, Lucía.
    Neli.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras