Elección.

Hay personas que son especiales, parecen que están tocadas con una varita divina.
Te das cuenta enseguida y tanto su manera de hablar como lo que dicen, te calan hondo.
Además todos tienen un denominador común, se les ve felices y su sonrisa es sincera, te lo crees.

Ayer tuve la suerte de hablar con una de estas personas.
Hablábamos del corazón humano, de las cosas buenas que tiene pero también de las cosas malas que hay en él.
De cómo el mismo corazón es capaz de amar y de dañar.
Me nombró hasta un total de trece cosas malas que salían del corazón.
- Son trece -me dijo- no te pares a contarlas ya te digo yo la cantidad.

En la libertad de cada uno está la elección de qué cosas salen del corazón, si las que aman o las que dañan.
Elegir y confiar.
Se me quedó grabada una de sus frases: "No me preocupa lo que hay dentro del corazón porque sé quién está allí y es bueno. Lo que me preocupa son las cosas malas que puedan salir del corazón".

Y aunque rompa los esquemas, pues siempre tendemos a decir o pensar que las cosas hechas con el corazón son las mejores, ya que sólo le atribuimos bondades, lleva toda la razón del mundo.

Lo bueno de estas personas tan especiales es que sus palabras nunca caen en saco roto para mi.
Las pienso y las analizo, las memorizo y las intento hacer presentes en cada elección.

Comentarios

  1. ese amigo tuyo es un gurú! sabias palabras, sí señor.

    ResponderEliminar
  2. Además.... lo malo -cuando sale- siempre hace mucho ruido. Por eso parece que estamos a veces rodeados de personas malas o malos actos, pero no es cierto. Si te paras un momentín, respiras hondo y cierras los ojos, empiezas a ver de verdad las cosas buenas.
    Otro hombre sabio me dijo una vez, que el ser humano, aunque tenga esa maldad intrínseca, está hecho para hacer el bien, que le és mucho más fácil hacer el bien que hacer el mal.

    ResponderEliminar
  3. Gurú, o no, sus palabras si que son sabias.

    Un besazo, Raúl.

    ResponderEliminar
  4. Hola Anónimo.
    Me gustó tu pensamiento, ese sobre el ruido de las cosas malas y la atmósfera que genera, y que luego resulta no ser tan cierto. Curioso....

    Me quedo también con lo que te dijo esa otra persona sabia a ti.

    Un beso grande.
    Neli.

    ResponderEliminar
  5. Yo diría que no somos libres para sentir lo que sentimos ni para desear nuestros deseos más primarios e inmediatos, pero sí que somos libres para gobernar ese barco tan díscolo y rebelde que es nuestra naturaleza. Cuestión de fortaleza y cuestión de generosidad...

    Gracias Neli por compartir tus experiencias y charlas sobre un tema tan complejo y, a la vez, tan interesante.

    Y un abrazo muy fuerte... :)

    ResponderEliminar
  6. Son personas que te hacen reflexionar, y eso siempre es bueno.

    ResponderEliminar
  7. Hola Emilio.
    Tu crees en la bondad de las personas ante todo.
    Yo también creo un poco en esa "elección" tal y como titulé el post, para gobernar el timón del barco ran díscolo y rebelde por momentos ¿verdad?

    Gracias a ti por pasar y por aportar tanto.

    Un fuerte abrazo.
    Neli.

    ResponderEliminar
  8. Hola Tawaki.

    Cuanto menos, eso es interesante y bueno. Que te hagan pensar y que te remueven cosas por dentro siempre es de agradecer a esas personas tocadas con varitas divinas.

    Gracias por venir.
    Un beso.
    Neli.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El viaje de las palabras

Primavera extremeña.

Nuestra Casa.