Ahora

"No dejes para mañana aquello
de lo que puedas disfrutar hoy"
(Josh Billings)

Comentarios

  1. Completamente de acuerdo con Josh Billings.
    Hoy puedo hacerlo, mañana no se si llegará, así que con esta máxima, dentro de un par de semanas me voy a ver que tiene de bueno Berlín.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y cuando se habla de cosas buenas como lo es disfrutar de la vida, no lo dejes para otro día. .....hazlo hoy!!!!!!! Y mañana también, pero otras cosas.
      Espero y deseo que disfrutes de tu viaje a Berlín, día a día.

      Beso grande.

      Eliminar
  2. Asi es, disfrutar la vida minuto a minuto y ¡hora!

    Qué ganas tenía de volver a estar por tu casa, mi querida Neli. Espero y deseo que el verano y el tiempo de vacaciones te hayan sido felices, muy felices :-)

    Besos grandes y un abrazo fuerte y cálido desde mi orilla a tu orilla, desde mi corazón al tuyo. Te quiero, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Minuto a minuto, hora a hora, día a día.
      Qué alegría verte por aquí, Lucía!!!!!
      ¿Ves? Tenías que aparecer HOY para disfrutar de tu presencia y compañía, y no dejarlo para mañana :-)

      Un beso enorrrmeeeee, que no sabe de orillas, ni distancias, pero sí de corazones.
      Gracias por venir, amiga!!!!

      Eliminar
  3. Siempre he tenido claro que lo que no haga ahora puede que no lo haga nunca. Porque cada momento es diferente. Cambiamos a lo largo de nuestra vida, y ya no es que nos abandonen nuestras fuerzas, es que nuestros intereses e ilusiones mutan sin que podamos hacer nada.

    Mejor lo hacemos ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante tu punto de vista, Tawaki.
      Creo que llevas mucha razón. Podemos cambiar de opinión si lo dejamos al tiempo, o cambiamos los intereses, dudas....
      Hay que exprimir el momento, el hoy y el ahora.
      Y mañana en todo caso, más!!!!

      Besosss.
      Y gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera extremeña.

Demasiada felicidad.

El viaje de las palabras